Los contratos de agencia, distribución y concesión han tenido recepción legislativa en el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación y tienen como antecedente inmediato el anteproyecto de código unificado del año 1998, y para su redacción han tomado en cuenta una parte importante de la extensa jurisprudencia existente.

Pese a ser el genero el contrato de un tratamiento específico, sino que por disposición del artículo 1511 será regulado por las normas de la concesión “en cuanto sean pertinentes”.

Ante el vacío legal, en todo aquello que no fuere pertinente la aplicación de las normas de la concesión, se tomarán en cuenta las pautas construidas durante mucho tiempo por la doctrina y jurisprudencia.

En sisntesis de la remisión efectuada podemos deducir que el plazo mínimo de duración es de cuatro años.

El artículo 1492, siguiendo el criterio del leading case “Automóviles Saavedra”, establece que en los contratos por tiempo indeterminado, cualquiera de las partes puede rescindir el contrato (sin expresión de causa), otorgando a la otra parte un preaviso suficiente.

Por su parte la omisión o insuficiencia del preaviso otorga al agente el derecho de reclamar al empresario: las ganancias dejadas de percibir durante el período de preaviso que hubieran correspondido atendiendo a la antigüedad del agente (artículo 1493); y (ii) una indemnización por clientela cuando el agente ha incrementado significativamente el giro de negocios del empresario y esta actividad permite que el empresario siga obteniendo beneficios significativos con posterioridad a la terminación del contrato (artículo 1497).

Se advierte que el artículo 1493 al momento de fijar la compensación que debería pagar el empresario al agente por la rescisión intempestiva del contrato, no deja en claro si la indemnización a que se refiere se trata de ganancias “brutas” o “netas”, aunque la doctrina y jurisprudencia ya tienen posición tomada por las utilidades netas, solución que se vincula con la finalidad de la indemnización de colocar al distribuidor en la misma situación en la que hubiera estado en caso de haber continuado el contrato.

Transcurrido el plazo mínimo de duración del contrato de distribución en el que la ley presume que se ha cumplido mínimamente la finalidad del negocio, el concedente puede rescindirlo mediante el otorgamiento de un preaviso suficiente, aplicándose las pautas del artículo 1492, de un mes por cada año de antigüedad.

El artículo 1497 al referirse a la indemnización por clientela, dice que no puede exceder el importe equivalente a un año de remuneraciones, neto de gastos. La lectura de la doctrina y jurisprudencia es la misma: se trata de utilidades netas, según los registros del agente.

(* Es de destacar que se ha efectuado una síntesis ajustada del régimen legal, que de ningún modo puede utilizarse sin el debido asesoramiento por parte de profesionales entendidos en la materia.)