Desde la Cámara de Distribuidores de la Alimentación (CADA) Representativos de un gran sector de la economía decimos que:

El Presupuesto es una ley que se discute y aprueba anualmente en el Congreso de la Nación y permite otorgar un marco institucional a las decisiones económicas del poder ejecutivo.

Que por ello es una herramienta de política económica central para la gestión gubernamental ya que proyecta la evolución de las principales variables macroeconómicas del país, otorgando previsibilidad a los ingresos y gastos públicos, para la planificación del conjunto de los actores económicos tanto locales como extranjeros.

Por ello, en este marco de situación resulta trascendental para generar expectativas sobre la trayectoria futura.

Por ello las medidas de recorte anunciadas resultan de gran preocupación, puesto que avizoran un escenario completamente desalentador.

Destacamos brevemente que hay recortes principalmente en subsidios, que hacen prever un gran aumento de tarifas. 

Asimismo, el presupuesto “cierra” con el aumento de dos rubros del ingreso -que habían sido los primeros de achicarse en la gestión de Cambiemos- estos son: las retenciones que estarán aumentando 201,2% y bienes personales con un incremento del 69,4%.

Sabemos que la economía de un país se integra con numerosos sectores, siendo las Pymes uno de los más importantes eslabones para sostener la economía Nacional.

Ya en el ámbito que nos afecta, todos los productos alimenticios, llegan en su mayoría al comercio minorista de la mano de un distribuidor. Desde la Cámara de Distribuidores de la Alimentación, estimamos que nuestro sector impacta aproximadamente en un 15% de la actividad económica y por ello el impacto en nuestro sector va a generar un importante efecto multiplicador negativo en la economía global.

Es claro la mayor carga tributaria, a más de los ajustes tarifarios, va impactar en el sector estimando una afectación del 55% en el ingreso en forma directa con más un 20% de manera indirecta.

Esta situación convierte la actividad en insostenible, llevando a las Pymes distribuidoras que operan prácticamente a la bancarrota.

Por ello solicitamos formalmente a nuestros representantes DIPUTADOS Y SENADORES que canalicen nuestro reclamo y formulen una férrea oposición a las medidas presupuestarias pretendidas por el Ejecutivo Nacional. Se les solicita que no aprueben EL PRESUPUESTO 2019, tal como ha sido concebido, debiendo en su lugar analizar medidas más apropiadas para incrementar la recaudación, por ejemplo, establecer una moratoria especial para alentar la regularización de las deudas y la registración incentivando de este modo la puesta al día de las obligaciones tributarias a través de una moratoria especial, con quita de intereses, lo que directamente incentiva la tributación. Medidas de esta naturaleza pueden palear la crisis. Desde la presión y confiscación tributaria, se destruye la producción y la economía, mientras que desde el incentivo a contribuir se produce y se crece.

Es de destacar que medidas de esta naturaleza le han sido otorgadas a grandes empresas con deudas millonarias citando a modo de ejemplo Correo Argentino y por ello debemos ser coherentes. Si grandes empresas gozan de consideraciones especiales, nuestro sector que impacta aún de manera más fuerte en la economía nacional, también resulta merecedor de iguales condiciones.

Sres. DIPUTADOS:

SEAN RAZONABLES Y BUSQUEMOS EL CONSENSO. RECORTE Y AJUSTE SIN PRODUCCIÓN, NOS DEJA SIN FUTURO.

NO AL PRESUPUESTO 2019. NO AL TARIFAZO DE AFIP. SI A LA PRODUCCIÓN Y AL CRECIMIENTO SOSTENIDO.

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *