NOSOTROS:

A finales de 2015 y principios de 2016, se puso en el tapete nacional, en el seno del sector de la distribución, la problemática del desempleo.

La empresa para la que fuimos distribuidores durante varias décadas, decidió prescindir de nuestros servicios sin ningún argumento.

Por cuestiones de reorganización empresarial, el cambio del modelo de empresa afecto de manera directa la fuente laboral de cientos de distribuidores de diversos productos de todo el país.
Allí empezó nuestra crisis, que nos llevó a pelear por lo nuestro. Nuestras familias se quedaban sin el sustento diario.

En el rubro no había antecedentes de despidos, ni de rescisiones contractuales masivas. Tampoco existía un ente capaz de aglutinarnos.

Nuestra posición era difícil, puesto sin ningún tipo de estructura organizacional nos enfrentamos a una multinacional.

Solo contamos con el apoyo de nuestras familias y algunos amigos.

Pero era nuestro sustento el que estaba en crisis, y le dimos para adelante, convencidos de que se podía cambiar la realidad en la que estábamos inmersos, y la crisis pasó a enseñarnos tres cosas importantes:

  • éramos cientos los que atravesamos por la misma situación,
  • juntos teníamos más chances de encontrar una salida, había que arriesgarse y esa decisión necesitaba de coraje,
  • debíamos estar organizados para que no se repita la incertidumbre, con la idea clara de que queríamos TRABAJAR, …

y así volvimos al trabajo, todos juntos.

En este marco nos organizados en la Cámara de Distribuidores de la Alimentación “CA.D.A.”, puesto nuestro sector lo necesitaba, los supermercados y mayoristas tienen su cámara, los supermercados chinos tienen su cámara, ahora los distribuidores también!

Además somos un sector generador de más trabajo, para más distribuidores y distribuidoras. Somos un sector en continua expansión, puesto que todos los productos necesitan de un canal para llegar al consumidor. Día a día incorporamos nuevos productos.