Por Guillermo Varela ( Zona Norte Pcia. Bs As.) 10/10/2018.-
A fines de 2015 y comienzos de 2016 fuimos tristemente noticias en el escenario nacional, los repartidores de FARGO, por el despido sin justificación y el no reconocimiento de las indemnizaciones correspondientes. Hacia un tiempo que veníamos sufriendo el apriete del grupo BIMBO y el acoso laboral para que desistiéramos de cualquier reclamo  y como era costumbre en el rubro, normalmente ningún reclamo prosperaba, y menos aun algún tipo de compensación dinero.
No había precedentes de luchas en el sector que reclame estos derechos, que fueron regulados en la nueva redacción del Código Civil y Comercial. Como somos tercerizados, en su mayoría responsables inscriptos o monotributistas, las empresas siempre se resguardaban en que no éramos personal directo y con ese argumento nunca reconocieron nuestros derechos a la clientela y antigüedad.
La dispersión y falta de experiencia de organización colectiva en el rubro ayudaban a que muchas empresas se salieran con la suya. Esto aconteció hasta que un grupo de repartidores nos pusimos de pie, enfrentamos el atropello, y nos movilizamos, con el adecuado acompañamiento judicial. Es así que logramos que todos y cada uno de los compañeros despedidos cobren su indemnización.
Por primera vez en el sector distribución de alimentos las empresas, como BIMBO,  tuvieron que reconocer nuestros derechos. Nosotros cada mañana que cargamos el pan o el producto que fuere, lácteos o pastas etc,. salimos al mercado a hacer clientela, todos clientes, a los que cada uno de nosotros convencimos para que comprara e incorporara las marcas que llevábamos en el camión así a lo largo de la jornada. De este modo, paso a paso, día tras día, sembrando confianza construimos nuestras la carteras de clientes. Esta NUESTRA CLIENTELA,  es la que las empresas se las adueñaban, cada vez que nos echaban de los repartos, y sin poner un peso, y sin hacer el trabajo de campo que nos ha llevado años. Esa injusticia se terminó, parcialmente, a partir de la pelea que dimos en 2016, ahora las grandes empresas deben pagar las indemnizaciones y reconocer nuestro trabajo.
Pero todo no termina ahí, esta experiencia debe dejarnos una enseñanza, puesto que lo que aprendimos de esta lucha es que juntos podíamos y que todo lo que pasó y nos pasa es porque estamos divididos, es por ello que decidimos institucionalizar el hecho, construyendo La Cámara de Distribuidores de la Alimentación, C.A.D.A.  Estamos en formación, todavía faltan muchos distribuidores que deben sumarse, falta mucho, pero el primer paso esta dado.
Por eso invitamos a los repartidores/distribuidores a que se sumen,  y si no sos distribuidor y querés ser uno,  a que te pongas en contacto. Hoy nuestro país esta en una situación compleja, muchas familias se están quedando sin trabajo, nosotros te invitamos a conocer nuestro rubro y a que te pongas a trabajar de forma independiente. Eso hacemos nosotros  todos los días, está difícil pero si nos juntamos podremos resolver mejor nuestras problemáticas. Ya firmamos nuestro primer contrato que reconoce la indemnización para los repartidores de BiMBO, hay que ir por más.
Hoy hay compañeros en Córdoba, Santa fe,Rosario, Mar del Plata, Provincia de Buenos Aires, Zona norte,Sur, Interior, y en crecimiento, sumate a la CADA y deja de ser un distribuidor solitario para ser un distribuidor con respaldo de sus colegas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *