La Cámara Argentina de Distribuidores de la Alimentación, ve con honda preocupación la crisis que atraviesa el sector.

Que por ello le solicita al Gobierno Nacional que la exención de IVA de los productos de la canasta básica, sea extensiva a los canales de distribución.

Véase que – tal como se ha planteado la implementación de la exención-, el beneficio alcanza sólo a las grandes cadenas de supermercados multinacionales y no a los miles de autoservicios y almacenes de barrios, que, una vez más, quedan afuera de los programas de precios que se implementan para el consumidor.

Es de destacar que en la economía los comercios minoristas representan más del 70% de los puntos de venta directa, y que por ello la mayor parte del consumo no recibe el impacto de la medida.

Que esta implementación coloca en una gran desventaja al comercio minorista, representando en definitiva una competencia desleal, impactando letalmente en la mayor economía, esto es, los pequeños almacenes y autoservicios barriales, que acercan el producto al consumidor y representan cientos de miles de fuentes de trabajo.

Que por ello es necesaria la toma urgente de decisiones a fin de palear esta asimetría planteada, pues lo que beneficia a unos, perjudica a la gran mayoría de las bocas de expendio del consumo interno.

Por lo expuesto, desde la Cámara solicitamosse convoque a una mesa de trabajo a los distribuidores, almacenes y autoservicios, a través de sus organismos de representación, para coordinar las políticas necesarias, esto es: precios cuidados y la quita del IVA.

Basta de otorgar beneficios sólo a los grandes grupos empresarios llámese Carrefour, Coto, Walmart, Jumbo, Disco entre otros.

El comercio minorista, piedra basal de la economía, requiere urgente políticas de incentivos acordespara pasar este grave momento del país.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *