Por Isaac Quispe Rojas de la redacción de NOVA.

Los signos de la crisis se sienten cada vez más fuertes y ya ni los empresarios se salvan de la debacle. En las últimas horas, la Cámara Argentina de Distribuidores de la Alimentación (CADA), le exigió al Gobierno nacional tomar “medidas urgentes” ante la grave situación “dado que todo el sector alimentario se encuentra en emergencia”.

Al respecto, Guillermo Varela, presidente de CADA, le aseguró a NOVA que, actualmente, “muchos compañeros tienen bloqueados sus CUIL porque no pueden enfrentar sus pagos con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP)”. Y con esta situación, “los únicos que se benefician son el Gobierno y las grandes cadenas de supermercados”, fustigó.

En el último tiempo, la suba de los combustibles -que tuvo un aumento promedio de 5 por ciento mensual- viene afectando a los distribuidores. Por eso, los comerciantes se ven en la necesidad de subir los precios, lo que conlleva a la caída del consumo, cuya consecuencia es que el almacenero cierre y los comercios medianos tengan que despedir al poco personal que contrata.

La mayoría de los distribuidores son autónomos SRL o Responsable Inscriptos, quienes denuncian que AFIP está mandando un mail donde “te notifican con tu contador en la página y te dicen que tenés inconsistencia y automáticamente te bloquean el CUIL”, así que “si no podés comprar, no podés vender. ¿Y cómo hacés para pagar las deudas?”, cuestionó Varela y afirmó que “a muchos les han sacado los vehículos, les han embargado las casas”.

CADA reúne en promedio a unos 200 distribuidores en todo el país, que proveen a miles de comercios minoristas, que lo convierte en un dinamizador de las economías locales. Pero la caída del consumo ha llevado que miles de comercios bajen sus persianas porque no pueden enfrentar los costos de la devaluación, la inflación y los tarifazos. Con la crisis, “el Gobierno nos obliga a cumplir con todos los compromisos”, se quejaron.

De acuerdo con CADA, en junio, julio y agosto la caída de las ventas fue de un 25 por ciento. En ese sentido, Varela detalló que “la harina y sus derivados se están vendiendo menos y en el sector lácteo igual. Lo que se mantiene es el arroz y los productos avícolas como los huevos”.

En concreto, los distribuidores exigen de manera urgente las siguientes medidas: moratoria con quita de intereses para la AFIP, IVA, Ganancias, y Autónomos; gestión ante las autoridades provinciales para la implementación de una moratoria especial para Ingresos Brutos con quita de intereses; suspensión de toda medida que implique el bloqueo del CUIT; y suspensión del registro APOC.

Si bien el Gobierno sacó una moratoria a 10 años, los intereses son de 5 por ciento mensual que se actualizan con la inflación. Por lo que “en lugar de ser una salvación es un salvavidas de plomo”, arremetió Varela y contó que en 2016 “debía 60 mil pesos, hoy con los intereses de AFIP debo 348 mil pesos”.

Finalmente, desde CADA pidieron una reunión con la Secretaría de Comercio para que puedan analizar los graves problemas que atraviesa el sector: “Queremos pagar el capital en 12 o 24 cuotas, pero este Gobierno es usurero, nos quiere condenar a pagar intereses”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *